LA SAGRA JUNIO 09

junio 15, 2009 at 10:49 pm

El día 13 de junio quedamos a las 5’30 de la mañana en la Pl. Miguel Hernández de Redován Paco pozo, Ricardo, Sergio y yo (Pedro). Como siempre alguien llegó tarde y salimos a las 6’00. Después de dos paradas en ruta (tomar el café y comprar el pan, en dos sitios distintos) llegamos a los collados de la Sagra a las 8’30 h. Después de que Sergio inspeccionara unos caballos que pastaban por allí, comenzamos la marcha. Enseguida comenzó a aparecer la fiesta de viernes noche.

Al cabo de 20 minutos habíamos llegado a los abrevaderos, que estaban totalmente destrozados, y cogimos el sendero a la derecha para entre pinos llegar a la base del embudo. A la hora de marcha ya habíamos llegado al embudo que pasamos con alguna parada para respirar, ver unas cabras monteses que pasaban por allí y a esperar a los  que llegaban retrasados.

Después la ladera de la Sagra se presentaba ante nosotros muy empinada (mejor mirar para abajo que no hacia arriba). Sergio nos iba buscando las trazadas oblicuas y más fáciles para nosotros. A la hora y media de marcha hicimos una parada más larga al pie de la roca llamada “el caramelo”. Esperar, reponer líquidos, hacer fotos… y de nuevo hacia arriba. A partir de aquí, cada uno a su pellejo.

Aproximadamente a las 11 menos cuarto fuimos llegando a la cumbre. Había allí unos colegas de Totana, parece que dijeron, y otros que llegaban al mismo tiempo que nosostros, pero como había muchos abejorros y multitud de insectos que no nos dejaban en paz, se bajaron inmediatamente. Los totaneros nos dejaron un poco de vino del tío la bota, qe bebimos agradecidos.

La bajada la hicimos por la torrentera, a la cual nos aproximamos tranquilamente y charlando. Algunos que tenían mucha prisa bajaron en un plis-plas, pero no salieron en la película, ya que el cámara iba el último. Después de algunas caídas, -había muchas calvas sin grava- llegamos al final de la gravea todos llenos del polvo. Media hora después estabámos en el coche, lavándonos y algunos duchándose con la garrafa que Sergio llevó llena de agua por la mañana.

Una cervecita en el restaurante de la Sagra y una comida en La Codorniz (no muy buena, por cierrto), junto con un gin-tonic con bastante limón en Redován, cerraron este caluroso día de montaña.

Para ver las fotos del reportaje pincha aquí.